Exposición

Exposición permanente histórico-artística del Monasterio de Santa Paula

La visita a la exposición del Monasterio de Santa Paula, al final de la cual se puede ver también la iglesia, incluye tres estancias en las que se han agrupado parte de las obras que se encuentran en el monasterio desde su fundación hace más de cinco siglos. Muchas de ellas son donaciones de benefactores, como los duques del Infantado, a cuya familia pertenecía Sor Cristina de la Cruz Arteaga, que fue Priora del convento y dinamizadora de la Orden durante muchos años, en proceso de beatificación.

Atrio del torno

Comienza el recorrido en el atrio del torno, subiendo una escalera hasta los locutorios. La primera sala expositiva ocupa un espacio que antiguamente se dedicaba a los trojes para guardar el trigo. Hoy en día es utilizada como locutorio, como muestra la reja que se puede ver al final de la estancia. La Inmaculada, de Mateo Cerezo, un San Jerónimo, atribuido a Ribera y un retrato del Cardenal de Solís, arzobispo de Sevilla, entre los lienzos, son solo algunas de las obras que se pueden ver a lo largo de toda la estancia, que se completa con ajuar litúrgico y esculturas de diversas cronologías.

Sala principal

Desde la segunda sala, cubierta por magnífico artesonado de alfarje mudéjar, de la visita es posible contemplar el claustro principal del monasterio, el de mayor tamaño, que está cerrado para la clausura. Una de las obras más destacadas de la sala es la Adoración de los pastores, en la que la Virgen es la hija de Ribera.

Son numerosos los relicarios que están en exposición. Entre ellos se incluye uno en bronce y cristal de roca, regalo de Doña Mariana de Austria a las comendadoras de Santiago de Madrid. Entre las numerosas obras que se pueden contemplar, están obras de Ribalta, Eugenio Cajés y diferentes piezas de la Escuela sevillana y flamenca.

Coro alto

La última estancia de la visita es el coro alto. Su artesonado de madera es una obra mudéjar de Diego López de Arenas. En las paredes se pueden ver obras como un san Jerónimo penitente, del siglo XVII; el Descanso en la huida a Egipto, del granadino Juan de Sevilla y una copia de la Piedad de Van Dyck.

Sin duda, entre las obras más interesantes está el Nacimiento del siglo XVIII, albergado en una vitrina cerrada por cristal, obra de Fernando de Santiago, que está compuesto de numerosas figuras de barro cocido que representan diferentes escenas de la Historia de la Salvación, desde el pecado original.

Desde la parte final del coro alto, a través de celosía, el visitante podrá contemplar la iglesia del monasterio con su impresionante retablo de José Fernando de Medinilla, datado hacia 1730.

Horarios de visitas

La exposición se encuentra abierta de Martes a Domingo de 10:00 a 13:00.

 

Entradas

Pueden hacer su reserva y compra de entradas en la web o acercándose al monasterio.

Acceso

Para acceder a la exposición solo hay que acercarse a la puerta del monasterio.

 

Precio de la visita

El donativo por acceder a la exposición del monasterio es de 5€.

 

Tienda del Monasterio

Los visitantes que lo deseen pueden acceder a la tienda del monasterio para la compra de dulces artesanales elaborados por las monjas de Santa Paula. En el obrador encontrarán mermeladas artesanales, cremas, alfajores tradicionales y otros productos. También se venden algunos dulces elaborados por monjas de otros conventos de la diócesis de Sevilla. Con su compra contribuyen al mantenimiento de los mismos.