En el año 1595 se fundó en la zona norte de la ciudad de Sevilla, en la iglesia del Colegio de los Monjes Basilios, la Hermandad de la Macarena, entonces denominada con el título y la advocación de Nuestra Señora de la Esperanza, pues sólo transcurriendo el tiempo se le conocerá como la Hermandad de la Macarena, al realizarse una simbiosis entre la advocación de la Virgen titular de la Hermandad y la denominación de aquel barrio.

El histórico barrio de la Macarena se encuentra actualmente al norte del casco histórico de la ciudad. Hasta finales del siglo XIX y principios del XX, ha sido una zona de huertas con un perfil sociológico que responde a la economía de subsistencia, y ha estado configurado por encontrarse en él la entrada norte de la ciudad abierta en la muralla, que da lugar a través del famoso Arco de la Macarena a una transitada vía de acceso al centro de la localidad; así como por el histórico Hospital de las Cinco Llagas, antaño denominado de la Sangre, que hasta el segundo tercio del siglo XX ha constituido uno de los centros sanitarios más importantes de la ciudad; no en vano, uno de los fines originarios de la Hermandad de la Esperanza fue la atención espiritual y pastoral de los enfermos asistidos en el mencionado hospital.

La Hermandad de la Macarena tiene como Titular originaria a la Virgen en su advocación de Ntra. Sra. de la Esperanza, siendo una imagen de autoría anónima del siglo XVII; no obstante, en el año 1654 se agregó la advocación de la Sentencia de Ntro. Señor, que se materializaría en la imagen de Felipe Morales Nieto de Ntro. Padre Jesús de la Sentencia, igualmente Titular de la Hermandad; finalmente, para comprender la configuración actual de la Hermandad, cabe hacer una referencia a la fusión con la Hermandad del Rosario de la Parroquia de San Gil Abad, en el año 1792, integrándose así la imagen de Ntra. Sra. del Santo Rosario, atribuida por algunos estudiosos a Pedro Duque Cornejo (entre los siglos XVII y XVIII), como advocación también Titular de la Hermandad.

Desde sus inicios a finales del siglo XVI hasta la actualidad, son muchos los cambios y evoluciones que ha experimentado la Hermandad de la Macarena, desde los distintos templos en los que ha tenido su sede canónica o en los que ha residido temporalmente (la iglesia de los Basilios, la Parroquia de San Gil Abad, la iglesia de la Anunciación o el templo actual, Basílica dedicada a Ntra. Sra. de la Esperanza), hasta la propia configuración interna de la vida de la Hermandad o el ejercicio de sus fines propios y originarios.

En la actualidad, se trata de la Hermandad (es decir, una asociación pública de fieles católicos) más numerosa en España, centrada en los tres fines que le son propios, a saber: el culto a Dios como expresión de la fe, la caridad en todos los ámbitos necesarios y la formación de sus miembros, en el sentido de potenciar la evangelización, y todo ello sobre la base de un fuerte sentido vivencial de la piedad popular, pues sus Titulares llaman, evocan y atraen a numerosísimos devotos y fieles cristianos a la oración y al encuentro con Dios y con la Virgen a través de las imágenes sagradas.

Por encima de todas las devociones, es destacable la profunda y extensa devoción que suscita la imagen de Ntra. Sra. de la Esperanza, a la que también se conoce como Esperanza Macarena por la simbiosis que antes se mencionaba entre el nombre y la advocación de la Virgen (Esperanza) y el barrio en el que se ubica (Macarena, nombre por cierto de origen desconocido, pues no se hallan argumentos convincentes sobre su significado y origen), de tal manera que llega a identificarse la devoción mariana de la Esperanza con la denominación del barrio, hasta el punto que se llama a la Virgen, Santa María de la Esperanza Macarena, Esperanza Macarena, Virgen de la Esperanza o, sencillamente, Macarena. Estamos ante una devoción que ha configurado internamente el barrio y ha constituido elementos etnológicos muy particulares en torno a la imagen de la Virgen, como puedan ser diversos aspectos de la cofradía en su estación de penitencia a la Catedral la Madrugada del Jueves Santo al Viernes Santo, las expresiones populares de devoción a la Virgen de la Esperanza o el propio sentimiento de pertenencia a un barrio en el que la protagonista o vecina más distinguida es sin duda la Virgen.

La devoción a la Virgen de la Esperanza ha superado ampliamente los límites del barrio y de la ciudad, extendiéndose por todas las regiones del país y traspasando sus fronteras, pues no son pocas las corporaciones que se unen espiritualmente a la devoción a la Virgen asumiendo el nombre de Macarena, en países europeos, americanos e incluso en Filipinas.

La devoción a los otros Titulares de la Hermandad (Ntro. P. Jesús de la Sentencia y Ntra. Sra. del Santo Rosario) también cuentan con un lugar destacado en el corazón de los macarenos, constituyendo ambas imágenes devocionales un patrimonio espiritual muy significativo en la vida de la Hermandad y en los fieles que frecuentan la Basílica.

Respecto a la Basílica de Santa María de la Esperanza, templo en el que se encuentran los sagrados Titulares y tiene su sede canónica la Hermandad de la Macarena, cabe decir que es una obra de nueva planta del siglo XX, siendo bendecida en el año 1949 y contando desde entonces con la presencia de los Titulares; fue consagrada litúrgicamente en el año 1966, resultando entonces elevada al rango de Basílica Menor, agregada a la de San Juan de Letrán de Roma. La Basílica se ha ido convirtiendo progresivamente durante la segunda mitad del siglo XX y principios de XXI en un centro devocional de innegable importancia en nuestra Archidiócesis de Sevilla, siendo frecuentado por miles de fieles provenientes de nuestra propia ciudad y de fuera de la misma, que buscan en ella un espacio de encuentro con Dios y con la Virgen, así como un lugar idóneo para la oración y la celebración de los sacramentos.

Considérese el lector invitado vivamente a visitar la Basílica de Santa María de la Esperanza, y a dirigir su oración a Dios y a la Virgen a través de las imágenes sagradas que en ella encontrará, particularmente de nuestros Titulares, Ntro. P. Jesús de la Sentencia, Ntra. Sra. del Santo Rosario y Ntra. Sra. de la Esperanza Macarena, pues estas sagradas mediaciones nos ayudan a contemplar la realidad con ojos de fe y de esperanza, y con un corazón abierto al amor y a la confianza en Dios nuestro Padre.

 

Antonio José Mellet Márquez

Rector de la Basílica y

Director espiritual de la Hermandad

Lunes a Sábados: 9-14 y 17-21

Domingos y festivos: 9:30-14 y 17-21

Misas ordinarias

Lunes a viernes: 9, 11:30, 19 y 20

Sábados: 9 y 20 (Santa Misa, Salve y Sabatina)

Domingos y festivos: 10, 12:30 y 20

Primer viernes de mes Santa Misa en honor a Nuestro Padre Jesús de la Sentencia a las 20

Santo Rosario

Lunes a sábado: 19:40

Domingos: 12 y 19:40

Media hora antes de cada misa en el despacho parroquial.