Platos con que acompañar la mermelada

Una de las dudas más habituales es con qué acompañar la mermelada más allá de las tostadas o los bizcochos. El uso de este producto está asociado a los desayunos o las meriendas. Su sabor dulce parece estar restringido a esas comidas.

Sin embargo, cada vez son más los que descubren que las mermeladas pueden utilizarse con acierto en muchos otros platos. La mezcla de sabores dulces y salados da muy buenos resultados.

En el monasterio de Santa Paula elaboramos mermeladas de forma casera desde hace décadas. En muchas de ellas utilizamos exclusivamente los productos de nuestro propio huerto.

Por eso queremos aprovechar esta nueva entrada del blog para dar algunos consejos sobre su uso. Los que se atrevan a combinarlas con otros platos, van a descubrir unos sabores que sorprenderán.

Que hacer con las mermeladas en la comida

Son muchas las recetas que hacer con mermeladas para las comidas. Aquí van algunas sugerencias que seguro que dan muy buenos resultados.

Aperitivos con mermeladas

Es un clásico acompañar quesos con una buena mermelada. El brie con mermelada de tomate es uno de los más habituales. También se puede probar con un poco de camembert o con otra variedad. Las posibilidades son interminables. Las mejores combinaciones, o las más habituales son con mermelada de mora, arándanos o higos. A la hora de combinar quesos con mermeladas hay que tener en cuenta los sabores y texturas.

Otro aperitivo al que las mermeladas van como anillo al dedo es el foie. Al ser un producto muy graso admite algunos sabores de frutas ácidas o que tengan un toque más fresco. A la hora de presentar hay varias opciones. Una es colocar la mermelada en un recipiente para que cada comensal se sirva. Otra alternativa es preparar una rebanada de pan con un poco de foie y la mermelada.

Platos de carne con que acompañar la mermelada

Las carnes asadas son las que más se prestan para acompañar las mermeladas. Hay que tener en cuenta que la carne hecha al horno puede secarse un poco. Aunque esté en su punto, el calor hace que pierda parte del jugo. Es cuestión de cambiar la salsa por una mermelada.

El pollo asado con manzana es una receta bastante habitual. El toque de la fruta aporta un dulzor que combina perfectamente. Una variante que seguramente sorprenda es el pollo con mermelada de manzana y menta.

Al igual que con los aperitivos, lo mejor es probar diferentes opciones hasta encontrar la que más nos guste. Sin embargo, la mermelada de albaricoque, la de melocotón y la de naranja son las que se utilizan de forma habitual para dar sabor a la carne.

¿Mermeladas con pescados?

Sí, también es posible utilizar las mermeladas para acompañar pescados. El salmón a la naranja puede enriquecerse añadiendo un poco de mermelada de naranja amarga a la salsa. También puedes emplearla para preparar un sabroso lenguado.

El rape y el bacalao quedan muy bien con una mermelada de tomate. Es una forma diferente de preparar las recetas, dándoles un punto dulce.

Otra opción es emplear la mermelada como una base para hacer salsas. Por ejemplo, una mermelada de fresa se puede utilizar para elaborar un coulis con el que acompañar un buen pescado.

Postres con los que acompañar la mermelada

En el apartado de dulces hay una infinidad de opciones para utilizar las mermeladas. Desde las tartaletas o unas galletas de almendra hasta un brioche relleno, pasando por todo tipo de tartas, en las que se puede colocar una mermelada como relleno o para decorar la parte superior. En estos casos, las mermeladas más dulces son las que mejor suelen quedar.

Solo hay que echar un poco de imaginación y probar para descubrir nuevos platos con que acompañar las mermeladas. Pueden ser un complemento ideal para muchos de los platos habituales. Es una forma de cambiar el sabor y dar un toque más dulce. Recuerda, que si son mermeladas artesanales el resultado será mucho mejor.